· Nueva línea de vidrio de Guardian.

La empresa Guardian Navarra de Tudela ha puesto en marcha su nueva línea de producción de vidrio de control térmico y solar.

Esta iniciativa ha supuesto la creación de 60 puestos de trabajo que se unen a los 280 con los que contaba la citada multinacional americana en su planta tudelana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La nueva nave tiene una superficie de 9.000 metros cuadrados y se encuentra anexa a las instalaciones principales, que ocupan 50.000 m2 en el polígono de Montes de Cierzo.

La inversión realizada ha ascendido a 30 millones de euros.

Guardian Tudela abrió sus puertas en 1993.

Su actividad se centra en la producción de vidrio flotado o plano dirigido, principalmente, a los sectores de la construcción y la decoración.

La nueva línea puesta en marcha está dedicada a la fabricación de vidrio de control térmico y solar, que permite un importante ahorro energético en el uso de aire acondicionado y calefacción en los edificios donde se instala.

Para conseguir este objetivo, el vidrio plano se recubre con una especie de capa compuesta por pequeñas partículas metálicas. Su finalidad es actuar de filtro ante las distintas radiaciones del espectro electromagnético.

 

 

Tres tipos de vidrio

En función de la composición de cada capa o del número de recubrimientos que se apliquen, el vidrio responde de diferente forma a las radiaciones.

Así, es posible adecuar las características del vidrio a las condiciones climáticas del lugar donde se vaya a instalar.

En concreto, Guardian Tudela fabrica tres tipos principales de este vidrio.

Se trata de los de control térmico, que impiden la salida de calor o frío del interior del edificio; de control solar, que reducen la entrada de calor del exterior; y selectivos, los cuales combinan control térmico y solar "ofreciendo altas prestaciones tanto en verano como en invierno".

Según apuntan desde Guardian, el retorno de la inversión que supone colocar un vidrio de este tipo, "que está al alcance de todos los ciudadanos", se amortiza en menos de un año gracias al ahorro obtenido en los sistemas de calefacción y refrigeración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otra parte, la multinacional destaca los beneficios medioambientales que supone la instalación de este tipo de vidrios en las fachadas de las edificaciones.

"El consumo energético que permite este vidrio trae aparejado un descenso considerable de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Se trata de un producto de alto valor añadido y comprometido con el desarrollo sostenible", indican desde Guardian.

El vidrio de control térmico y solar que ahora se produce en la planta de Guardian de Tudela ha servido para "vestir" el rascacielos más alto del mundo: la torre Khalifa de Dubai (Emiratos Árabes Unidos). Las fábricas de Guardian en Alemania y Luxemburgo han fabricado los 174.000 metros cuadrados de vidrio que cubren la estructura de este imponente edificio, que cuenta con 828 metros de altura.

En concreto, Guardian combinó vidrio de control solar y térmico en la cara externa e interna del edificio, respectivamente.

Así, las capas exteriores protegen el interior de la torre de la luminosidad y calor del clima desértico, mientras que el vidrio interior ofrece aislamiento térmico a las estancias del rascacielos.

Título de la página

· Nueva línea de vidrio de Guardian.

La empresa Guardian Navarra de Tudela ha puesto en marcha su nueva línea de producción de vidrio de control térmico y solar.

Esta iniciativa ha supuesto la creación de 60 puestos de trabajo que se unen a los 280 con los que contaba la citada multinacional americana en su planta tudelana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La nueva nave tiene una superficie de 9.000 metros cuadrados y se encuentra anexa a las instalaciones principales, que ocupan 50.000 m2 en el polígono de Montes de Cierzo.

La inversión realizada ha ascendido a 30 millones de euros.

Guardian Tudela abrió sus puertas en 1993.

Su actividad se centra en la producción de vidrio flotado o plano dirigido, principalmente, a los sectores de la construcción y la decoración.

La nueva línea puesta en marcha está dedicada a la fabricación de vidrio de control térmico y solar, que permite un importante ahorro energético en el uso de aire acondicionado y calefacción en los edificios donde se instala.

Para conseguir este objetivo, el vidrio plano se recubre con una especie de capa compuesta por pequeñas partículas metálicas. Su finalidad es actuar de filtro ante las distintas radiaciones del espectro electromagnético.

 

 

Tres tipos de vidrio

En función de la composición de cada capa o del número de recubrimientos que se apliquen, el vidrio responde de diferente forma a las radiaciones.

Así, es posible adecuar las características del vidrio a las condiciones climáticas del lugar donde se vaya a instalar.

En concreto, Guardian Tudela fabrica tres tipos principales de este vidrio.

Se trata de los de control térmico, que impiden la salida de calor o frío del interior del edificio; de control solar, que reducen la entrada de calor del exterior; y selectivos, los cuales combinan control térmico y solar "ofreciendo altas prestaciones tanto en verano como en invierno".

Según apuntan desde Guardian, el retorno de la inversión que supone colocar un vidrio de este tipo, "que está al alcance de todos los ciudadanos", se amortiza en menos de un año gracias al ahorro obtenido en los sistemas de calefacción y refrigeración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otra parte, la multinacional destaca los beneficios medioambientales que supone la instalación de este tipo de vidrios en las fachadas de las edificaciones.

"El consumo energético que permite este vidrio trae aparejado un descenso considerable de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Se trata de un producto de alto valor añadido y comprometido con el desarrollo sostenible", indican desde Guardian.

El vidrio de control térmico y solar que ahora se produce en la planta de Guardian de Tudela ha servido para "vestir" el rascacielos más alto del mundo: la torre Khalifa de Dubai (Emiratos Árabes Unidos). Las fábricas de Guardian en Alemania y Luxemburgo han fabricado los 174.000 metros cuadrados de vidrio que cubren la estructura de este imponente edificio, que cuenta con 828 metros de altura.

En concreto, Guardian combinó vidrio de control solar y térmico en la cara externa e interna del edificio, respectivamente.

Así, las capas exteriores protegen el interior de la torre de la luminosidad y calor del clima desértico, mientras que el vidrio interior ofrece aislamiento térmico a las estancias del rascacielos.