Cuadro de texto: Volumen II — Número 92	        	Octubre 2016

· Todo un pueblo. M. A. Carretero.

Manolo García, un excelente vidriero que fue invitado por el gran artista japonés Kenji Ito para ser uno de sus asistentes y que tuvo que volver a España con motivo del terremoto y posterior tsunami que se produjo en Japón en el mes de marzo del año 2011.

Además de estos maestros vidrieros españoles, que estuvieron realizando distintas demostraciones de lo que se puede hacer con una caña de soplar y con el vidrio fundido, también el maestro de la localidad Paco Ramos sudó lo suyo en el horno del Museo del Vidrio para mostrar al público la técnica del soplado al aire del vidrio.

Pero lo que yo más querría resaltar es la implicación de los habitantes de Vimbodí en conseguir que la Fiesta sea por tercer año consecutivo todo un éxito.

Un grupo de mujeres mayores nos hicieron las delicias, nada más comenzar las jornadas del sábado y del domingo, con un suculento desayuno a base de butifarras, sardinas y buen vino local bebido en porrón en una de las plazas del pueblo.

También este grupo de mujeres realizó el sábado una estupenda comida en el Centro Cívico local a la que amablemente fuimos invitados junto con los vidrieros que participaron en la feria.

Los distintos establecimientos comerciales de la localidad ofrecieron sus mejores productos a los visitantes que, en gran número, acudieron desde distintos puntos de la región a disfrutar del evento.

Los grupos culturales locales también mostraron su buen hacer en sus distintas especialidades.

En la edición de este año podíamos seguir el desarrollo de los diversos actos a través de un efectivo y bien diseñado programa de mano en el que, además de incluir un plano de la localidad, se nos informaba de los horarios de las distintas actividades.

Bien es verdad que al innegable éxito de la Fiesta contribuyó un tiempo excelente que permitió pasear por los distintos puntos del pueblo tanto de día como de noche.

En mis visitas guiadas al Museo de Arte en Vidrio de Alcorcón les explico a los grupos las diferencias entre el vidrio y el cristal, y para hacérselo gráficamente les pongo el ejemplo de un bloque de hielo, otro de vidrio y otro de cristal. Parecen hechos con el mismo material pero son totalmente distintos.

Así, el hielo también tuvo su presencia en la Feria por su similitud con el vidrio. El artista Iván López nos hizo una magnífica escultura de este material representando un “setril”, aceitera en castellano, partiendo de un buen macizo de hielo.

Es innegable que los distintos componentes del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Vimbodí, con su Alcalde, Joan Güell, a la cabeza, han realizado un estupendo y laborioso trabajo para llevar a buen puerto el evento de este año y, en mi opinión, estimo que lo han conseguido con creces. Enhorabuena por ello.

Nuestra sede:

Castillo Grande de

S.J. de Valderas

Avda. Los Castillos, s/n

28925 ALCORCÓN.

(MADRID)

info@amigosmava.org

Boletín mensual

Debo felicitar, y lo hago con todo mi entusiasmo, a los vecinos del pueblo tarraconense de Vimbodí en general, y a su Alcalde, Joan Güell, en particular, por la exitosa celebración este año de la III Fiesta del Vidrio Artesano.

En la página 5 de este Boletín se hace una amplia descripción de los distintos eventos que han tenido lugar durante la celebración de la feria.

Pero lo que más me sigue asombrando de esta muestra es el interés que manifiestan la mayor parte de los habitantes de esta localidad para que los visitantes puedan disfrutar de las distintas actividades que se han desarrollado durante este primer fin de semana del mes de Octubre.

Y como no podía ser de otra manera, el vidrio ha sido el plato fuerte de la feria.

El año pasado invitaron a Rafa Abdón y Xus Redondo, de la valenciana localidad de L’Ollería y este año han invitado a otros cuatro pesos pesados del vidrio soplado español: Diego Rodríguez, maestro soplador de la Real Fábrica de Cristales de La Granja; a Ferrán Collado, de Barcelona; a Igor Obeso, de la localidad guipuzcoana de Irún y al almeriense

Cuadro de texto: Katharine Coleman